Premio un futuro de cine: Carlos Areces

Desde 1993, Cinema Jove viene concediendo el premio Un Futuro de Cine a actores jóvenes que, aunque por la lógica de la edad aún no cuentan con una dilatada filmografía, sí han logrado impresionarnos con su interpretación, han mostrado coherencia a la hora de encaminar su carrera, o han logrado construir personajes con una solidez inusual en personas sin larga trayectoria vital, lo cual hace sus interpretaciones más llamativas y sorprendentes.

En esta edición, el premiado es Carlos Areces. Su trayectoria en televisión es ya consistente, y resulta un artista de tal versatilidad (en distintas disciplinas, también en la música) que hacen de él uno de los actores jóvenes más ricos de nuestra cinematografía. O sin el ‘jóvenes’; es, en efecto, uno de los actores españoles más capaces y brillantes del momento. Nosotros, probablemente junto a gran parte del público, lo ‘descubrimos’ en el terreno cinematográfico en este último año. Si bien es cierto que había intervenido en otras películas, abordando siempre sus personajes con absoluta profesionalidad, creemos que Balada triste de trompeta marca un punto de inflexión en su carrera. La dimensión que logra dar a un personaje tan complejo, que en ocasiones funciona incluso a nivel simbólico, y la humanidad que le (y nos) transmite, hacen de su composición una de las más conmovedoras que hemos disfrutado en los últimos años. Y si nuestro criterio no fuera suficiente, en la fiesta de clausura del pasado Festival de Venecia (en el que la película de Álex dela Iglesia se alzó con los premios a mejor guión y mejor dirección) fuimos testigos de cómo el mismísimo Quentin Tarantino contaba a Areces sus impresiones ante su interpretación, deshaciéndose en elogios.

——————————–

 

Since 1993, Cinema Jove has been awarding the prize known as Un Futuro de Cine (A bright future in film) to outstanding young actresses and actors, who, due to their age, may still not have put together an extensive filmography. The awards are for people who have either impressed us with their interpretative skills, or have shown coherence in their career development, or have built up a character with such distinction that is unusual for persons with so much of a career path still ahead of them; these considerations make their interpretations all the more outstanding and surprising.

The prize this year goes to Carlos Areces; his career path in television is notably consistent, as is his versatility (he is creative in a number of disciplines including music) and he is hence considered to be one of Spain’s most gifted young actors. We may indeed remove the adjective ‘young’, as today he is frankly seen to be one of the country’s best talents in film. Just as movie-going audiences undoubtedly did in the course of the last year, we ‘discovered’ him on the screen.  Even though he has had parts in other films and has excelled in his interpretations, we believe that Balada triste de trompeta was a handsome turning point in his acting career.  He succeeded in building up a solid identity for such a complex character to the point of offering audiences an interesting symbolic dimension; his interpretation of the character was imbued with a humanity that moves us – indeed, one of the best in recent years. If by any chance, our criteria were to be found lacking, we can look back at the gala night for the closure of the last Venice Film Festival (where the film by Álex dela Iglesia won prizes for best screenplay and best directing); there we witnessed how none other than Quentin Tarantino himself was head over heels with the interpretation of Carlos Areces; Tarantino congratulated the young actor and couldn’t seem to find enough words of praise.

Anuncios

CARLOS ARECES, UN FUTURO DE CINE

Con la 26 edición a la vuelta de la esquina, andamos cerrando en estos días la selección de películas que integrarán las dos secciones oficiales a competición, de largometraje y de cortometraje, y ultimando detalles del resto de la programación. Entre tanto, os adelantamos uno de los nombres propios que protagonizarán esta edición.

Carlos Areces recibirá el premio Un futuro de cine. Nos encontramos ante uno de los actores más completos de nuestro cine, cuya trayectoria televisiva resulta ya nutrida. En el terreno cinematográfico, sin embargo, aun con las experiencias previas, se nos revela como un intérprete de una solidez impactante en Balada triste de trompeta, la claustrofóbica película de Álex de la Iglesia. Como él mismo nos recuerda, “he abordado mi personaje en Balada… como todos los anteriores, no he hecho nada que no hubiera hecho antes”, pero sin duda esta película supone un punto de inflexión en su carrera. Fui testigo -hice las fotografías que comparto aquí- de cómo un Tarantino entusiasta se deshacía en elogios por su interpretación del payaso Javier en la película de Álex. Un momento de la fiesta de clausura del pasado Festival de Venecia, en la que Balada… se alzó con los premios al mejor guión y a la mejor dirección. Areces, desde luego, con un tremendo futuro de cine, y con un presente que lo garantiza.

Rafael Maluenda