Gainsbourg, el cine y la música

La película del simpático Joann Sfar tiene un arranque conmovedor que engancha enseguida. El desparpajo de ese niño que mira con osadía y que discurre como un adulto encandila al espectador tanto como a la modelo que posa en la academia de arte. Luego, el descubrimiento del personaje, sus desdoblamientos y el juego fantástico que se sucede ininterrumpidamente a lo largo de toda la cinta envuelven la historia de Serge Gainsbourg en un entrañable halo de complicidad, tal vez roto sólo en algunos momentos del último cuarto de esos largos ciento treinta minutos de maravillosa música. La música, el elemento reinante de la noche. Para empezar, una excelente selección se hizo notar y realzó la presentación de secciones y ciclos. Y para terminar, una banda sonora basada fundamentalmente en las canciones del personaje protagonista -tal vez el más famoso y admirado cantante del pop francés- que elevó aún más la nota y que completó una bonita noche de cine y música. No podía ser de otro modo.

Anuncios

Una respuesta

  1. la peli un coñazo, se hacen intreminables las 2h 45 minutos que dura.todo el rato parece que se acaba pero munca llega,i la gala de anoche un poco casposa un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: